Un Community Manager en la Moncloa

El éxito es algo muy personal.Para nosotros enfrentarse a las situaciones difíciles y trabajar para superarlas, por más que cueste, sin duda lo es, por eso desde Idearedonda nos parecía interesante conversar con Diego Valiño Seva, @puxapali . Un caso de éxito. Esto es lo que nos ha contado.

“La página web de la Moncloa se orientaba a los periodistas, me hubiera gustado que se orientara al ciudadano. Para ello hay que tener una redacción digital que tenga clara la importancia de interactuar con los usuarios”

Lo explica Diego Valiño Seva (Oviedo, 1986) meridianamente claro en la posdata –en las cartas de amor siempre son lo más importante- del mail que en el que contesta a las preguntas de esta entrevista: “Trabajo en Munich. Soy camarero de piso, es decir, limpio habitaciones, hago camas, limpio baños…”. En realidad está allí porque a su currículum “cojeaba” en idiomas. Desde luego no es un Nini, ni nada que se le parezca. Formado como periodista participando en concursos para hacer periódicos, haciendo prácticas en El Comercio, Videoimagen, Localia, Prisacom, RNE, Punto Radio, EFE, … y complementándolo con la Licenciatura en la Universidad Complutense de Madrid, este ovetense fue community manager de la Moncloa. Podría pensarse al leerlo, aunque nunca pueda ser del todo cierto, que está tan orgulloso de lo primero como de lo último.

-¿Por qué eligió estudiar periodismo?

Desde muy pequeño me fascinó el mundo del periodismo. En mi familia no tengo a nadie que haya sido periodista, pero en mi casa mis padres compraban muchos periódicos, veían las noticias a diario en televisión, escuchaban mucho la radio… y creo que todo eso me despertó el interés. Para mí es vocacional.

-¿Antes de ser community manager en la Moncloa, qué trabajos relacionados con la comunicación y las redes sociales había realizado?

Durante mi estancia en París participé en un concurso de una inmobiliaria (‘Facilisimo.com’) que consistía en realizar un periódico sobre una zona de Madrid. Me asignaron Manzanares el Real. Desde París hacía el periódico digital sin más ayuda que la que encontrara por internet (no tengo amigos allí y en ese pueblo solamente había estado una vez). Los promotores de la iniciativa nos enviaban a los participantes tutoriales con los que aprendíamos a movernos por las redes sociales. Me sirvió muchísimo para mi tarea a posteriori en La Moncloa.

-En los albores de las redes sociales profesionales en España, ¿Cómo cree que le veían en el Gobierno? ¿Entendían tu labor?

-Mi labor en La Moncloa era exclusivamente ejecutora, no decisoria. Es decir, quienes tomaban las decisiones eran otras personas y yo solamente llevaba a cabo sus órdenes. A veces me pedían mi opinión aunque al final la última palabra la tenían esas personas.

-¿Eran los más jóvenes los que más entendían y colaboraban, o la edad de tus interlocutores dentro del gobierno?

E rodeado por gente mucho mayor que yo. Creo que los más jóvenes entendemos mejor el funcionamiento de internet pero al final quienes decidían eran los jefes, que ninguno bajaba de los cuarenta y tantos años.

-Seguro que ha vivido momentos que no va a olvidar.

-Bueno, tengo muchas, pero digamos que la que más cuento fue todo lo ocurrido aquellas 48 horas en las que los controladores aéreos, en pleno Puente de la Constitución, deciden ausentarse de las torres de control y fuerzan el cierre del espacio aéreo español. Aquel viernes 3 de diciembre de 2010 estuve desde las ocho de la mañana (entraba a esa hora a trabajar) hasta las tres de la mañana del sábado 4 (19 horas seguidas delante del ordenador). Me marché a casa a descansar un poco y a las nueve de la mañana de ese sábado 4 ya estaba de nuevo en mi despacho (ese día se reunió de manera extraordinaria el Consejo de Ministros). También me pasé todo el día en el trabajo (de hecho tenía previsto irme con mis padres a Cuenca ese día y nos fue imposible por este motivo). Para mí fue una experiencia muy interesante e importante. Lo lamento por todas aquellas personas que sufrieron el chantaje de los controladores, pero ya forma parte de la historia de España y para mí es un orgullo haberlo vivido en primera persona.

Pero digamos que lo más importante es que desde mi llegada a La Moncloa se empezaron a producir los primeros recortes. Empecé el 5 de abril de 2010 a trabajar allí y un mes después fue cuando Zapatero compareció en el Congreso para anunciar sus primeras medidas. Me tocó toda la época en la que se dejó de mejorar las pensiones, los sueldos a los funcionarios… y a meter la tijera por todos los sitios.

Otro día fue la única huelga contra el Gobierno de Zapatero. Desde la Secretaría de Estado de Comunicación preparamos una web donde actualizábamos al minuto lo que las Delegaciones del Gobierno nos enviaban sobre incidencias destacables. El sentirme uno de los protagonistas de haber sido fuente gubernamental es otro motivo de orgullo para mí.

También durante mi paso por La Moncloa el PSOE y el PP reformaron la Constitución. Fue otro momento importante…

Lo que me faltó por vivir en La Moncloa fue el final de ETA. Dejé el trabajo el 30 de septiembre de 2011, y veinte días después fue cuando la banda terrorista anunció que dejaba de matar. Me hubiera encantado vivir aquel día en La Moncloa pero no me fue posible… 😦

-Díganos, ¿cuáles eran las funciones de un community en la Moncloa? ¿Qué hacía en una jornada laboral!?

Mi jornada laboral, por contrato, era de ocho horas, aunque por lo general siempre hacia más horas. Pero a mí el trabajo me encantaba (era lo que me gustaba: la política, internet, el periodismo…) y era consciente de la importancia que acarreaba ser flexible para no dejar la web de La Moncloa desactualizada.

Entraba a las ocho de la mañana y salía normalmente a las 18h. Todo esto variaba en función de la agenda del Presidente del Gobierno, tanto si estaba en España como en cualquier otra parte del mundo (por ejemplo, cuando estaba en otro continente, me tenía que amoldar a su horario aunque me supusiera madrugar o quedarme hasta las tantas). Trabajaba de lunes a viernes siempre, y solamente fines de semana y festivos cuando era necesario.

Como dije antes, mi función era exclusivamente ejecutora. Yo subía las fotos que me decían que subiera a la web, aprobaba los textos una vez que estuvieran corregidos por los jefes, introducía los vídeos que acompañaban a las noticias… en fin, no tenía ningún poder de decisión en cuanto al contenido de las noticias pero sí que era yo quien hacía posible que se pudieran ver.

Fachada del hotel donde trabaja Diego

Lo mismo pasaba con Twitter. Eran los jefes los que me decían qué poner o qué no, pero siempre era yo desde mi ordenador el que enviaba los tweets.

-Ahora, visto con algo de perspectiva. ¿Se hizo todo bien? ¿Se apostó al 100% por las redes sociales? ¿Crees que sirvió tu trabajo?

-Pienso que no se apostó al 100% por internet. La página web de La Moncloa me parece que está destinada a los periodistas y a mí me hubiera gustado que fuera para la consulta de los ciudadanos. Creo en el Gobierno abierto, y para ello hay que tener una redacción digital que tenga clara la importancia de interactuar con los usuarios.

La web anterior de La Moncloa era un desastre, y esta que hay ahora es mejor que la anterior pero tiene el error de mantener el mismo gestor de contenidos. Se tenía que haber modificado todo: la estructura de la web, el diseño y el gestor de contenidos. Lo único que se hizo fue darle un nuevo diseño.

Mi trabajo creo que me sirvió de mucho. Creo que habrá pocas personas que puedan decir con orgullo que han podido trabajar para el Gobierno de su país. Me hubiera gustado haber hecho más cosas, pero como te digo, yo no era más que un mandado, así que no tenía ningún poder de acción.

-Y respecto del estrés y las dificultades, ¿estaría dispuesto a enfrentarte a un reto así?

-Me gustan los retos, y mi etapa en La Moncloa coincidió con la época más dura para Zapatero. Creo que la comunicación se debió de gestionar de otra manera, pero lo hecho está y lo bueno es aprender de los errores.

-¿Con qué cree que se quedó el gobierno? ¿Qué aprendió el partido del trabajo que se realizó?

-La verdad es que no he visto ningún nuevo avance desde que me marché de La Moncloa.

-Después de trabajar allí, estuvo un tiempo parado si no me equivoco. Como joven enfrentado a la realidad que toca vivir. ¿Cómo se sintió? ¿Qué oportunidades encontró?

-Como dice un amigo, estuve desempleado pero no parado. Tuve varias ofertas de empleo, pero me llamaba mucho más probar una experiencia en el extranjero. T experiencia en todos los campos del periodismo, y creo que lo interesante ahora es que siga formándome en lo que más cojeo que son los idiomas. Por eso estoy ahora en Alemania.

-¿Qué hace allí? ¿Por qué se decidió a dar el paso? ¿Quiere volver o es un plan para toda la vida? 

-Soy ‘camarero de piso’ en el Hotel Regent (limpio habitaciones, hago las camas, paso la aspiradora, recojo la basura, limpio los baños…). Encontré la oferta de empleo por Twitter y me animé a probar la experiencia. No me arrepiento, porque la alternativa hubiese sido estar en Oviedo sin hacer nada. No es el trabajo de mi vida pero prefiero sacar mi vida adelante por mi cuenta y riesgo. Decidí dar el paso porque tenía la ilusión de irme al extranjero a practicar idiomas. Busqué un país de habla inglesa, pero surgió esta oferta en Alemania y no me lo pensé dos veces. No tengo planes de volver a corto plazo a España. No confío en el PP y todos los pronósticos para el 2013 son muy negativos para España, así que por ahora me quedaré en Munich.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s