El éxito de ocultar el número de seguidores

Interrogatorio

A cualquiera se le pueden ocurrir mil argumentos para defender que en Internet y en redes sociales debemos ofrecer a los posibles clientes la mayor información posible. Salvando datos sobre cuentas, filiaciones políticas, sexuales y demás obviedades, nos gustaría pararnos en un ejemplo de estrategia online donde la ocultación de un dato es un éxito.

De un dato, además, por el que el mundo está dispuesto a pelearse. Los seguidores. Partamos de la base de que quien oculta este dato establece una relación `profesional’ a través de un perfil personal. Aclaremos. Es un reparte flyers venido a más, un crápula, un bon vivant con base acuosa, un snob con ínfulas, un personaje de pegatina… un tipo cuyas amistades nos da a desconocer.

Uno es amigo del tipo desde hace años. No sé si ya se dedicaba al mundo de la noche o por aquel entonces era simplemente amateur. De aquella,uno podía contarle los amigos y darse cuenta de que, a pesar de Facebook, poco teníamos que ver. Veíamos, con asombro, que llamaba a las masas a bares de etiqueta y nos descojonábamos de otras tribus, las que él manejaba. Seguramente, el bizco se dio cuenta y nos cerró el chiringuito.

La noche es lo que tiene y la apariencia es lo que da. Más allá de juicios, lo objetivo de un ‘relaciones públicas’ bien pagado de algún garito de moda de la capital es que vende un estatus, un lugar al que acceder para ser, un paraíso terrenal de la noche y la estratificación social. Como todos los demás sitios donde vamos. Es lo bueno que tiene el paraíso, que vende solo, porque tiene unas posibilidades de configuración infinitas.

Por eso no conviene mucho decapar el invento. No vaya a ser que por un pon aquí a este personaje o quita a este otro, se nos desmonte el chiringuito. Porque un mueble rancio o una luz anodina, pase, pero ir allí, al paraíso, y encontrarse al gilipollas que ya venimos odiando desde que salíamos cuando los 16 años eran también reales, tiene delito. Como para no ir.

Por eso, es tan buena la idea de ocultar los amigos de Facebook. Que no se vea que tienes 1.000 o 2.000 o 4.999. Que sólo se vea qué amigos compartes con el crápula, que es de los tuyos, que allí, en las maderas de sus rancios locales, estarás con los tuyos. El mismo cielo oiga.

Y un acierto, el ocultar la información, como estrategia de marketing.

Anuncios

2 pensamientos en “El éxito de ocultar el número de seguidores

  1. Gracias por tu comentario, Tal Cual. Ocultar el dato es una opción y, en este caso,al usuario le sirve para preservar la ‘exclusividad’. Podría haber elegido otra pero prefirió esta.

    ¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s