Bien embalado sabe mejor

A estas alturas del juego, tiene poco sentido defender la importancia del packaging a la hora de vender un producto o, incluso, a la hora de ofertar un servicio y la razón es, precisamente, que ya prácticamente todos hemos asumido la relevancia de una buena presentación para entrar a primer golpe de vista por los ojos de los consumidores.

El embalaje tiene la capacidad de encarecer o abaratar un producto, de incitar a la compra y al deseo de adquisición, de convertir en bellos alimentos o piezas estéticamente poco atractivas…Pero, ¿tiene también capacidad para cambiar el sabor del alimento que está en su interior? A tenor de un estudio publicado hace varios meses por Mirror, así es.

Packaging

Un buen embalaje puede llegar a cambiar la percepción sobre el sabor del producto que encierra. Se trata, imaginamos, de una cuestión de perspectivas y de predisposición previa. Atacamos los alimentos sabiendo de antemano que van a ser deliciosos y, como partimos de esa base previa, somos más magnánimos en su análisis degustativo.

A continuación, desgranamos el artículo de The Mirror, basado en un estudio sobre galletas.

Las galletas saben mejor si se encuentran en un envase elegante puesto las personas también comemos con los ojos. El grupo de consumidores Which llegó a esta conclusión tras la puesta en marcha de un estudios en el que constató que las personas que veían los paquetes de galletas antes de probarlas les asignaban un valor más alto una vez que lo hacían que aquellos que los  degustaban a través de una cata ciega

Según el experimento, cómo un alimento esté envasado influencia la percepción sobre cómo debería de saber, y esta influencia se ve reforzada por las ‘deslumbrantes’ imágenes del envoltorio.

Pakaging

Para demostrar que comemos con los ojos, así como con nuestras bocas, Which pidió a dos grupos de personas que probaran las galletas con chispas de chocolates de las gamas premium, estándar y ahorro de las cadenas Asda, Sainsbury y Tesco.

Un grupo recibió las galletas empaquetadas y el otro a ciegas. El grupo que las vio empaquetadas las evaluó significativamente mejor, especialmente en el apartado del sabor.

Respecto al envasado en sí, el estudio concluyó que el embalaje de los productos más económicos parecía estar diseñado para ‘desalentar’ a los clientes, tratando de redirigirles a una alternativa más cara.

Sin embargo, y a pesar de que existen estanterías repletas de productos de alto valor, los expertos admiten que existe un creciente interés por el envasado de los productos, incluso en la gama más económica, que ha adquirido colores más suaves y una tipografía con más clase.

El packaging de los productos de lujo tiende a tener ventanas transparentes que exhiban el producto y demuestren que no hay “nada que ocultar”.

Milky_packaging_naranjalimon360_1

El experto en compras de Which Clear Matt explicó: “La continua recesión significa que los supermercados tienen que competir aún más por el consumo. Una de las maneras de hacerlo es mediante el uso de envases cuidadosamente diseñados que influyan en las percepciones de los clientes de los productos. Con el presupuesto reducido, una manera sabia de ir a la compra es descodificando el embalaje de los supermercados”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s